• lunes a sábado de 8 am a 5 pm

10 diciembre, 2018

Es en verano con el calor y la sequedad del ambiente cuando es más probable que aparezcan insectos y roedores en los hogares. Esta situación es muy común y no debemos alarmarnos, sin embargo, es recomendable saber cómo actuar y dónde acudir para erradicar las plagas a través de la fumigación.

Lo primero que debemos hacer antes de fumigar es inspeccionar los rincones de la casa, haciendo una especial revisión en desagües, grietas, armarios y cocina, zonas con mayor riesgo de plagas y en las que se encuentran por lo general cucarachas, hormigas, polillas o mosquitos. Debemos recordar que estas plagas son altamente contaminantes y pueden transmitir enfermedades a los habitantes de la casa, ya que es muy fácil que transporten en su cuerpo bacterias y las depositen en alimentos como frutas y verduras.

Una vez hemos detectado el nido de los insectos, ¿cómo hacer un control de plagas para erradicarlas de forma eficaz? Aunque mucha gente cree que es suficiente con comprar un producto especial y aplicarlo, lo cierto es que se requiere de un equipo de profesionales que realicen un tratamiento especial para acabar con la plaga pero que además, hagan una barrera de entrada que prevenga ante otra aparición de insectos o roedores. Estos profesionales manejan un protocolo de actuación:

  • Realizan un diagnóstico de la zona afectada para identificar y clasificar la especie que van a combatir, no es lo mismo tratar una plaga de garrapatas que de murciélagos.
  • Identifican los factores que han propiciado para que los insectos alberguen en ese lugar e inspeccionan los puntos claves para poner el tratamiento de insecticidas.
  • Revisan el espacio donde se encuentra la plaga, es muy importante saber las características de la superficie que se va a tratar así como las condiciones de temperatura y humedad y como afecta a la vivienda y a las personas que habitan en ella.

Para tener una mayor efectividad en la erradicación de insectos también utilizan varios métodos personalizados para cada tipo de insectos, que van desde las moscas y mosquitos hasta las ratas o los escorpiones:

  • Desinfección: es una técnica de saneamiento para destruir los microorganismos a través de la pulverización. Este método es muy eficaz para combatir incluso aquellas bacterias y agentes nocivos que ni siquiera somos capaces de ver.
  • Fumigación: es la técnica para desinfección más utilizada en casas y cultivos y resulta muy eficaz para acabar de raíz con las plagas, ya que se aplica directamente el producto en los insectos por medio de un tubo de gas.
  • Desinsectación: se trata de otro método de desinfección de plaguicidas que elimina los insectos en la zona donde la plaga es más sensible. Es muy útil en plagas de termitas o polillas, insectos que pueden causar daños importantes en muebles y en los que hay que tener especial cuidado para erradicarlo sin dañar el espacio.
  • Desratarización: es una técnica para saber por donde entraron los roedores y encontrar un método para conseguir su extinción.

Dar con los pesticidas adecuados y aplicarlos no es tarea fácil, por ello es aconsejable acudir a un grupo de expertos tanto en la inspección del área así como en el análisis de las circunstancias que nos den respuestas para terminar con los insectos. Para después, aplicar el método que mejor se adapte y lo más importante, evite que vuelva a aparecer. En Fumipest te podemos ayudar a encontrar la mejor técnica para controlar las plagas de tu hogar o empresa mientras cuidamos de la salud de tu familia y mascotas.

Deja un comentario

Your email address will not be published.